Hombres llevan el ataúd de su amigo a una cantina

Don Ventura Coronado Mata le pidió a sus amigos que cuando muriera, antes de ser enterrado, lo llevaran al lugar donde pasó más de la mitad de su vida; una cantina.

En esa cantina de Ciudad Victoria, Tamaulipas, México, don Ventura conoció, trató y atendió a cientos de habitantes de esa localidad.

Después de su velorio, el ataúd con el cuerpo de don Ventura fue trasladado a la cantina “Los Cuates”, lo pasearon por el lugar, le volvieron a llorar y quizás hasta le ofrecieron una copa.

El féretro estuvo cerca de la barra, en la cual atendió a tanta gente.

Ahí en donde sirvió miles de litros de cerveza, donde escuchó millones de historias que se llevó, de manera literal, a la tumba.

Así fue como sus amigos cumplieron a don Ventura su última voluntad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here