Urgente: El Dictador boliviano Evo Morales renunció al poder

407

Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia tras 13 años en el poder. El primer mandatario indígena de ese país dejó su cargó después de vivir los momentos más difíciles desde que asumió en 2006.

“Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, dijo Morales a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre.

El líder boliviano dejó su cargo poco después de haber anunciado la convocatoria de unas nuevas elecciones, solo dos semanas después de haber ganado unos comicios presidenciales, denunciados por la oposición por ser un “fraude”.

Muy temprano, la Organización de Estados Américanos (OEA) entregó un reporte que denunciaba diversas irregularidades en el proceso electoral del 20 de octubre. Tras dos semanas de análisis, la OEA concluyó que en los comicios no se siguieron los protócolos adecuados y pidió que se anulen esos resultados, junto con la convocatoria de una nueva elección.

«La primera ronda de las elecciones celebrada el 20 de octubre pasado debe ser anulada y el proceso electoral debe comenzar nuevamente, efectuándose la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas una nueva composición del órgano electoral», dice el reporte de la OEA.

«En los cuatro elementos revisados (tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas) se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas”, agrega el informe.

Las conclusiones de la OEA confirmaron lo que la oposición boliviana venía denunciando desde el 20 de octubre, cuando el conteo se suspendió misteriosamente en horas de la noche. Antes del apagón, el escrutinio anticipaba que Morales y Carlos Mesa, su principal contrincante, debían definir la presidencia boliviana en segunda vuelta. Tras el apagón, el escrutinio dio una ventaja clara a Morales sobre Mesa, suficiente para evitar el balotaje. Según el análisis de la OEA, los datos se derivaron a un servidor externo no previsto.

Poco después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) boliviano le diera la victoria a Morales, la oposición boliviana denunció este resultado, al que no dudó de calificar como un “fraude”. Desde ese momento, Bolivia se transformó en un caos, donde las protestas en las calles aumentaron, así como también la represión y la violencia. De acuerdo con la Defensoria del Pueblo, parte del gobienro, en los enfrentamientos han fallecido al menos tres personas y hay más de 300 heridos.

De hecho, la decisión del presidente se da después de que una decena de funcionarios, diplomáticos y alcaldes y gobernadores oficialistas renunciarán a sus cargos. La presión en las calles ha sido tal que los domicilios de los políticos han sido atacados por los opositores de Morales. El fin de semana incendiaron la casa de la hermana del presidente, así como la de dos gobernadores y ministros.

Pero además de lidiar con el descontento de sus críticos, Morales también perdió el apoyo de la Policía y las Fuerzas Armadas. Hace tres días miembros de la Policía boliviana se amotinaron en varias ciudades del país exigiendo la renuncia del presidente. Las cosas se agravaron aún más el día de ayer, cuando el general Williams Kaliman, comandante del Ejército, le pidiera a Morales que diera un paso al costado para facilitar “la pacificación” del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here