La historia de piratas en el Castillo de San Felipe de Lara en Izabal

360

Las bodegas alrededor del Castillo de San Felipe, en el departamento de Izabal, funcionaron como un centro de intercambio comercial entre España y Guatemala. Por esta razón, el recinto fue atacado centenares de veces por piratas que buscaban robar la mercadería.

Estos constantes ataques obligaron al Rey Felipe II a construir una fortaleza que protegiera sus bienes, construyendo así la Torre de Sande. Sin embargo, piratas de Inglaterra, Holanda, Bélgica y Portugal destruyeron la torre.

Castillo de San Felipe de Lara

Pedro de Bustamante decidió reconstruir la torre en 1604 y la bautizó con su nombre, Torre de Bustamante. En el año 1640 se intensificaron los ataques piratas y el castillo fue derribado una vez más, esta vez fue Antonio de Lara y Mogrovejo quien ordenó la construcción nuevamente y nombró a la edificación Castillo de San Felipe de Lara.

Luego de un período de paz, el castillo se convirtió en una prisión, actualmente aún se pueden observar las bartolinas —celdas— que eran utilizadas para castigar a los malhechores.

En el transcurso de los años, el Castillo de San Felipe de Lara continuó siendo objeto de ataques y reconstrucciones hasta que fue abandonado en 1824.

De acuerdo con los vecinos próximos al Castillo de San Felipe, los piratas fantasmas aún continúan atacando la fortaleza. El sitio Guatificate expresa que: «Los jueves cuando se celebra el Corpus, se escuchan gritos acompañados de explosiones de cañones».

En el año 2002, el Castillo de San Felipe fue inscrito en la lista tentativa del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. ¡Visita el Castillo de San Felipe, en Izabal!

FUENTE: GUATEMALA.COM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here