GUATEMALANacionalesSocialesVida

Ruben Zamora llama parásitos a los del Ministerio de Trabajo

El tema del Bono 14 a sido objeto de debate entre los guatemaltecos en estos últimos días, dado que el país se encuentra paralizado y se discute sobre si las empresas están obligadas a pagarlo o no, ya que la mayoría no están generando ganancias y las que están operando lo hace a mínima capacidad.

Debido a eso el dueño del medio nacional El Periódico, a publicado una editorial que a desatado la polémica entre el público y a generado todo tipo de opiniones entre la sociedad, te invitamos a leerla y a compartir tus comentarios en nuestra publicación en las distintas páginas de facebook.

Texto de José Rubén Zamora Marroquín

A propósito del Bono 14

Como suele suceder con la burocracia superflua, innecesaria e improductiva y muchos tecnócratas teóricos, sin experiencia práctica, que realizan su trabajo en sus cómodas burbujas, en palacetes contemporáneos, alejados de la realidad, que creen que todo se trata de soplar y hacer botellas, que jamás han trabajado para pagar una planilla, los funcionarios del Ministerio de Trabajo, como que estuviéramos viviendo en el país de las maravillas de Alicia, en medio de un ciclo económico de auge y expansión sin precedentes, en un escueto pero implacable comunicado, nos hizo saber que estamos obligados a cubrir, de un solo pago, el Bono 14, porque es nuestra gorda obligación legal. Asimismo, que estarán vigilantes para que así sea.

La sensibilidad social no es monopolio de la burocracia, ni de la izquierda, tampoco de la derecha: es una práctica de seres humanos decentes, dignos y solidarios. La gran mayoría de empresas quisieran pagar también Bono 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23 y por qué no: el 24 también y esto solo para empezar. Pero no somos Tesla, Amazon, Apple, Microsoft, Facebook, ni empresas que se les parezcan.

Los cleptopolíticos, burócratas de salón, van a una plantación de café, por ejemplo, y piensan que siempre ha estado ahí. No saben, que hizo falta descombrar, limpiar, delinear curvas de nivel, estaquillar, ahoyar, sembrar sombra provisional y definitiva, mientras, en paralelo, se preparan, cuidan y desarrollan los semilleros, en espera del “soldadito”, luego se cuidan y alimentan los almácigos, que al estar en su punto antes iban a la bolsa y hoy al “tubete”, hasta llevar la planta al lugar de siembra.

Todo este proceso, va acompañado de innumerables fumigaciones con diversos objetivos y después, es indispensable esperar años para la primer cosecha y más años aún, para alcanzar el punto de equilibrio. En el agro, con el agravante, que se carece de control de las plagas, el clima y los precios: todo es incertidumbre, excepto para el Fisco, y para los ministerios como el de Trabajo, que también viven, parasitariamente, del éxito potencial de los sueños, esperanzas, de la tenacidad de los empresarios de todos los campos, que por cierto, suele estar desde un principio, en la cola de un venado. En Estados Unidos de Norteamérica, donde existen estadísticas, se sabe que siete de cada 10 empresas quiebran antes de cinco años.

Dice el Ministerio de Trabajo, que si no se cuenta con los recursos para pagar la semana entrante, que las empresas se endeuden con préstamos blandos, que se pueden obtener para pagar el Bono 14 con tres instituciones financieras del sistema.

Esta tarde, procedimos a preguntar y nos dijeron que los préstamos por empresa tendrán un techo de hasta Q250 mil, pero que todavía no tienen la información exacta de este programa y que hay que esperar; paradójicamente, cuando el pago tendría que tener lugar la semana entrante y el Ministerio de Trabajo nos anuncia que será implacable; en un contexto en el que ha caído la demanda y el consumo, y por lo tanto las ventas se han contraído, la estrechez de liquidez y efectivo es asfixiante e incluso el riesgo de insolvencia es muy alto, y de manera generalizada, con las excepciones del caso, las empresas padecen erosiones severas en su capital de trabajo.

En las empresas, patronos y empleados van años luz adelante de los preclaros y lúcidos funcionarios y ya han previsto de mutuo acuerdo, como intentar, superar, si es posible, esta trágica pandemia que estamos sufriendo y que nos dejará secuelas y cicatrices impredecibles. Bien haría la gente del Ministerio de Trabajo, de hacerse a un lado, y aprender, en la práctica, cómo en un contexto de emergencia, trabajadores y empleados desciframos como salir adelante.

Recuerda descargar nuestra aplicación la cual te será de mucha utilidad para esta crisis, puedes pulsar sobre este texto para ir a la Play Store de Google, está disponible solamente para dispositivos Android.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =

Cerrar